Carrito 0

¿Por qué es difícil dejar Nueva York?

Se los digo con sinceridad. No sé qué tan fácil pueda ser adaptarse de nuevo a la vida fuera de Nueva York. Antes de hablar sobre eso, quiero subrayar tres cositas que me parecen esenciales.

1) Se viene a vivir a Nueva York o porque se es muy rico o porque se está muy desesperado. Si están bien en su casa, no tienen necesidad para irse al extranjero. Porque, se los repito hasta el cansancio, emigrar conlleva también mucho sufrimiento.

2) Quien vive en Nueva York se queja de esta ciudad, dirá que quiere dejarla. Pero luego, apenas se va, la extraña y sueña con regresar a ella. No siempre, pero sucede a menudo.

3) La metrópoli es emocionante, pero también es muy dura. 8 millones de personas, muchos muy competentes para una carrera despiadada hacia la riqueza.

 

¿Qué extrañaría?

  • Yo no tengo automóvil, pero el no tenerlo no es una limitación. Nunca he tenido que renunciar a nada por esto. Sobre todo porque el metro, sucio y viejo si así lo quieren, funciona 24 horas al día y lo lleva a uno prácticamente a donde sea. Es cierto, a veces en la noche hay que esperar hasta 20 minutos para que llegue tu tren, de noche. Pero llega.
  • Si quiero tener mayor comodidad puedo tener un conductor a disposición las 24 horas a precio conveniente con Uber, Juno, Lift y tantas otras apps. A veces puedes compartir también el viaje y pagar 5 dólares.
  • Para un viaje largo, siempre puedo alquilar un auto a precios muy económicos.
  • A todo esto, podemos agregar también la enorme cantidad de taxis y buses que funcionan y que son puntuales y también está el bike sharing.
  • Si tengo mucha hambre a media noche puedo ir a cualquiera de los Deli que están abiertos 24 horas al día. Un verdadero y auténtico milagro: me preparo un sándwich, compro una aspirina o también una crema dental. En cada esquina hay un Deli.
  • Si quiero ordenar un domicilio para comer, voy a seamless.com y decido qué tipo de comida del mundo quiero probar cómodamente en casa, sin tener las limitaciones de dos o tres tipos de comida nada más. Hay una gran variedad para elegir.
  • En cada esquina encuentro una lavandería a precios aceptables.
  • Estas son sólo algunas de las cosas irrenunciables y sé que también se encuentran en muchas metrópolis, pero sólo en Nueva York se encuentran tan difundidas que te permiten acceder a estos servicios a precios bajos. ¿Cuánto cuesta viajar en taxi en París? ¿Y en Londres? ¿En dónde pueden encontrar el metro simpre abierto?
  • A esto agrego otra característica muy estadounidense. La facilidad con la cual se hacen amistades. Basta con ir a cualquier pub y parecerá casi natural hablar con la persona que tienen al lado. Es verdad que no son amistades profundas, pero cada persona puede ser estimulante y abrirnos a nuevos mundos que no conocíamos.
  • En una metrópoli como Nueva York, no importa realmente ni de dónde vienes, ni de quién eres hijo. Esta separación de las propias raíces es un trampolín desde donde puedes buscarte a ti mismo, comprender tu recorrido de vida y tomar tus propias decisiones.
  • Luego, fácilmente encontrarás trabajos para “pagar las facturas”, como se dice aquí.

En cambio ¿qué odiamos de Nueva York?

  • Es cara, es demasiado cara. Piensen que aún el cantante Moby, en un bellísimo artículo escribió que para quien es creativo, se necesita también la libertad de fallar, en cambio Nueva York se concentra totalmente en el éxito.
  • Te empuja y por esto tiene un sentido de inquietud y frustración, porque a veces vivir con un compañero de cuarenta años en una casucha es duro. Pero esto puede ser también la fuente que te empuje a hacer grandes cosas, como me pasó a mí.
  • Si no tienes la ciudadanía estadounidense, pender siempre de una visa es siempre duro.
  • La metrópoli comprime en pequeños espacios y eso a la larga puede resultar enervante.
  • No es muy fácil tener una relación sentimental estable, porque la ciudad es poco estable y te hace creer que a la vuelta de la esquina encontrarás una compañera o un compañero mejor.
  • Las amistades duraderas son difíciles de cultivar, porque muchos van y vienen continuamente. Nueva York es a menudo una parada o de una gran carrera o el trampolín para alzar el vuelo.
  • No se crece nunca verdaderamente. En el sentido de que esta ciudad te permite vivir la vida del joven hasta la vejez. Conozco gente atrapada en la gran burbuja de la juventud de Nueva York, ¡pero quizás sea bueno!


Publicación más antigua Publicación más reciente


  • Jose Rafael Pares en

    Excelente y sincero escrito… éxitos hermano….. viviré en New York y me gustó leer su articulo


Dejar un comentario