Carrito 0

En el primer viaje a Nueva York muchos lo olvidan, pero es necesario

Llegaron a Nueva York, y apenas se les ocurre cargar el celular, se dan cuenta de un detalle. El enchufe no entra. Es distinto. Y se dan cuenta inmediatamente: les hace falta un adaptador. Ningún problema, pueden comprarlo fácilmente en los supermercados-farmacia (tipo Duane Reade, CVS), o en las tiendas que venden todo a 99 centavos de dólar, de los que hay muchos en la ciudad (por ejemplo Jacks’99 Cent Store), o en las tiendas más confiables de productos electrónicos (Best Buy, B&H) pero nunca deben comprarlo, repito nunca, en las tiendas de electrónicos que se encuentran cerca de Times Square, o en las calles más turísticas, porque les costaría muy caro. De hecho este pequeño aparato no puede costar más de 3 dólares.

Este convertidor del que les hablo, y del que les muestro la foto, adapta el enchufe pero no cambia el voltaje, por lo tanto tendrán el voltaje americano, que es menos potente 110-120 V (en algunos países se usa 240 V). No debería ser un problema ya que todos los aparatos electrónicos están adaptados para los dos voltajes. En los pocos casos en que no resulte así, tendrían necesidad de un transformador, que es otro aparato diferente, que pesa. Por lo tanto, les deseo que no lo necesiten.

Lo mismo sucede con los aparatos electrónicos que comprarán en Nueva York para luego llevarlos a su país de origen. Seguramente tendrán que cambiar el enchufe y utilizar el europeo –si es del caso- (o usar un adaptador: del enchufe americano al enchufe europeo). Pero con el voltaje no habrá problemas. De todas maneras siempre pregunten antes de comprar cualquier aparato si éste acepta los dos voltajes. De esta manera estarán seguros. Con los productos Apple pueden estar tranquilos, no hay ningún problema. Mientras que si compran una lamparita en Nueva York (yo me pregunto, por qué habrían de comprarla? Bah!), en cualquier país europeo explotará.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario