Carrito 0

Que este fuego no se apague

Luca Marfé

Instagram@lucamarfe - Twitter@marfeluca
www.lucamarfe.com

La primera vez en Nueva York es como una cicatriz que sabes que quedará en tu piel. Que te quema vivo mientras miras hacia arriba para abarcar la magia de un cielo de acero y vidrio que parece vertical de improviso. Y el horizonte es vertical. Y verticales son los pensamientos, listos para volar desde lo bajo hasta lo alto.

Y así, de improviso, te sientes listo para comenzar. O mejor aún, recomenzar. Recomenzar a soñar.

Y no importa qué hayas visto antes o qué cosas verás incluso en otro lugar. Este es el centro de la vida y de todo lo demás. Este país es Estados Unidos, la locura y la perfección. Un lugar más grande de lo que pudiste haber imaginado. Es un país que vive desde hace “más” de cien años. Esa es la cantidad de tiempo de estos rascacielos. De los primeros colosos de siempre que tocaron muy de cerca las nubes.

Y si es cierto que en lugares como Dubai, Shanghai y La Meca existen hoy cielos más altos, es también cierto que no los hay más extensos.

Cielos que parecen formar una unidad perfecta entre el ser humano y Dios, en un conjunto de nubes, antenas y sueños que no pueden existir en otro lugar. Con un fondo perpetuo de Frank Sinatra que te acompañará siempre metro tras metro.

Porque Nueva York es la historia de la música, de las esperanzas, de cada cosa. Es la Historia de ayer, pero también y sobre todo la de mañana.

Y antes de que llega el día en que quieras volver atrás, en el corazón sabes que este fuego no se extinguirá.

Un corte realizado en el corazón de cada viajero.

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


  • Fernanda Leguizamon en

    Una vez que la conocés, pensas en NYC cada dia de tu vida. Decreto volver!!

  • Fernanda Leguizamon en

    Una vez que la conocés, pensas en NYC cada dia de tu vida. Decreto volver!!


Dejar un comentario