Carrito 0

Ordené una pizza de Domino's Pizza

Con atención vi el documental Ugly Delicious, en Netflix, porque durante el primer episodio hablaban sobre la pizza.

Me llamó la atención el comentario de un estadounidense del campo, que afirmó haber probado la pizza en Italia, pero que prefería la de Domino’s Pizza. Además, agregó que piensa que ésta es mejor.

Que él prefiera Domino’s pizza es asunto suyo, pero afirmar que puede ser mejor, empezando por los ingredientes, es contrario a las intenciones de Domino’s pizza.

Quién la fundó y quién la dirige ahora no quiere hacer la mejor pizza en el mundo, sino la más popular, y sinceramente, con una facturación de 12.200 millones de dólares (ha superado a Pizza Hut), diría que lo logró.

Para hacer la pizza más popular del mundo, debes prever un proceso de estandarización absoluta y una política de precios que pueda difundirla en todas partes, incluso en los suburbios pobres de Estados Unidos. No ofreces nunca los mejores ingredientes. Simplemente ofreces los ingredientes que te permiten hacer millones de pizzas, que tienen un sabor similar y aceptable a un precio decente, en todo Estados Unidos. Stop. Este es el objetivo de la empresa.

En resumen, la pizza que sale del horno eléctrico de Domino's Pizza es simplemente "la única pizza posible". Cualquiera que decida construir un imperio similar, tendría como resultado la pizza de Domino’s pizza, que no difiere tanto de la de Pizza Hut o de Papa Johns.

La pizza de Domino’s pizza tiene un valor, que llega a casi cualquier lugar, y casi todos pueden pagarla. Así que decidí ordenarla por ustedes. Y aquí está mi experiencia.

1) Ordenarla en su página web fue muy sencillo, me llamó la atención la personalización extrema que se puede lograr. No sólo tenía 4 tamaños para escoger (desde Small hasta Extra Large), sino también cuatro tipos de masa, con orillas altas o bajas. Elegí la Brooklyn Style. Luego podía elegir entre 6 tipos de salsas, y la cantidad que quería que le pusieran a la pizza, y si quería el lado derecho o izquierdo de la pizza cubierto por alguna salsa. Luego elegí lo que le pondría encima, los toppings, siempre con una personalización increíble. Con un total de 34 millones de combinaciones. 34 millones de pizzas posibles. Después de pedir mi pizza, a través de la aplicación pude verificar momento a momento cómo iba la preparación. Y también el nombre de quién me la traería y la hora en que la pizza ya había salido del restaurante.

Comprendan que, a este nivel de estandarización, como se señala en el documental, estamos hablando de una empresa, Domino's pizza, que fácilmente puede considerarse como una empresa tecnológica. Han pasado aproximadamente 30 minutos desde que la pizza salió del restaurante hasta que llegó a casa. Un poco demasiado, hubiera preferido que fuera menos. Pero debo decir que la espera no comprometió el resultado. Si hubiera ordenado una pizza napolitana después de media hora sería poco apetecible.

2) La apariencia de la pizza no es la mejor. Me pareció que estaba demasiado cocinada con burbujas quemadas, como si hubiera permanecido demasiado tiempo en el horno, y sobre todo increíblemente grasosa. Demasiado en realidad, y es evidente comenzando con el cartón. Esta característica me impactó muy negativamente. Un aceite corriente, fuerte y desagradable que se siente desde el primer bocado hasta que entra en el estómago, dejando el rastro por todo el cuerpo. Un aceite que se mezcla con los sabores de por sí muy marcados del queso, de la masa, de la salsa.

3) La pizza no se mueve, por el contrario, permanece fija, firme, inmóvil como si fuera un todo inseparable. Sin duda, esta característica facilita el delivery, las entregas. Cada pequeño golpe en el camino no compromete la pizza.

4) Después de un momento se pone fea, más bien, se pone repugnante bastante rápido. Después de dos rebanadas ya tenía la boca toda manchada de aceite y del dudoso sabor del cheese. Me pesó comerme 3 rebanadas. Porque no sentía los sabores de los ingredientes individuales, sino el sabor que no podría describir excepto como una grasa industrial en su conjunto.

Y finalmente, ¿cuál es mi opinión?

La pizza es buena para lo que es y para el mercado para la que está destinada. Está bien porque ha sido estandarizada. Pero no la ordenaría de nuevo.

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


  • José Antonio en

    El review es muy certero, y estoy de acuerdo. Saludos.

  • Ana Hamilton en

    Me gustó tu crítica, yo creo que muchos hemos sentido todo lo que mencionas pero pocos se atreven a escribirlo. Te felicito.


Dejar un comentario