Carrito 0

Los extrañísimos museos de Nueva York, a menudo desconocidos

Por Mariagrazia De Luca

deluca.marymary@gmail.com

No todos saben que Nueva York está llena de museums en extremo desconocidos, pero que nos tienen reservadas sorpresas increíbles. Algunos son extraños, como el Museo del ascensor, otros intrigantes como el Museo del Sexo. Otros más, como el museo de los Gánsters, son el lugar ideal para conocer la historia de los gánters norteamericanos más famosos.

A continuación encontrarán una contra-lista de museos de Nueva York, que quiere dar espacio a lugares que tienen como objetivo preservar una cultura no mainstream pero que igualmente expresa lo que es hoy Nueva York.

Museum of the American Gangster

Dónde: 80 St. Marks Pl.

Las paredes de las dos estancias que constituyen The Museum of American Gangster, se encuentran tapizadas de fotos de gánsters del calibre de Frank Castello y Meyer Lansky, periódicos antiguos que narran eventos cruciales con gánsters como protagonistas y el período de la Prohibition, los proyectiles utilizados durante las masacres cometidas por gánsters, algunos ejemplares de vestidos de Al Capone y el estilo de Chicago. El museo, al que se accede pasando por un speakeasy (el que era un bar donde durante la época del Prohibicionismo se vendían bebidas alcohólicas de forma ilegal). El museo es pequeño pero es denso en objetos y en historias de los gánsters. Una historia que también tiene mucho qué contar sobre Nueva York. 

Morbid Anatomy Museum

Dónde: 424 32nd Ave, Brooklyn

La muerte es el tema del non-profit Morbid Anatomy Museum. En realidad la temática sale de lo común, pero también es fascinante si se piensa desde el punto de vista literario, esotérico y también científico que este museo promete al afrontar un tema tan incómodo. Los objetos que se encuentran en el museo son de varios tipos, esculturas que representan la muerte, libros relacionados con el tema, cráneos, animales embalsamados, moldes de cuerpos humanos y órganos, símbolos religiosos, etc. En la library del Museo a menudo se organizan encuentros y lecturas sobre la temática de la muerte con relación a la naturaleza, anatomía, medicina, etc., donde participan escritores, profesores, artistas e intelectuales.

También la muerte, que es en algún sentido el dark side de la vida, tiene su belleza, tiene su fascinación y misterio. Esta es la impresión que se tiene después de haber visitado el Morbid Anatomy Museum.

Sitio web: http://morbidanatomymuseum.org/exhibitions/

Mmuseumm 1, 2

Dónde: 4 Cortland Alley

Entre los objetos expuestos en el Mmuseumm 1, quizás el museo más pequeño de Nueva York, localizado en el interior de un ascensor en desuso en el corazón de Chinatown, llamaron mi atención: un dentífrico Colgate, un peine, un cepillo de dientes rojo, un perfume y un desodorante. Objetos personales de inmigración, perdidos en el desierto de Arizona, en los confines entre México y Estados Unidos, 2016.

Entonces comprendí que el Mmuseumm 1, definido como “wondrous” por The New Yorker, es un lugar único en el mundo, una cierta clase de microcosmos donde se hace una llamada al espectador a reflexionar sobre “what’s going on in the world”. Los objetos están ahí, en su presencia, como un hecho irrefutable, como el cepillo de dientes del inmigrante perdido en el desierto y se convierten de alguna manera en un objeto de arte que interroga al espectador. Mira, este es también el mundo en el que vivimos.

Mmuseumm 2, se encuentra en una vitrina adyacente al Mmuseum 1. Este museo, en cambio, consiste en una miniatura de la ciudad siria de Aleppo, obra de un chico sirio de 14 años. El joven artista la define como “Syria of Tomorrow”. Es una ciudad utópica, a años luz de aquella que hoy se encuentra destruida por la guerra.

 

The Skyscraper Museum

Dónde: 39 Battery Park

¿Acaso no es Manhattan un museo en plein air de rascacielos? Basta caminar por el Financial District y se pueden admirar rascacielos de todos los tipos: ¡un verdadero y auténtico bosque de cemento y vidrio!

Si son apasionados de los rascacielos, deben entonces hacer una visita al The Skyscraper Museum: es el lugar donde puede obtener toda la información histórica, arquitectónica y tecnológica relacionada con los rascacielos de Nueva York. Es fascinante ver cómo evolucionaron los rascacielos de Nueva York en el curso de los años. Si no tienen tiempo de visitar el museo, les aconsejo echarle un ojo a su sitio web. Ofrece un catálogo de todos los rascacielos de Nueva York, describiendo todas las características: peso, altura, número de pisos, año de terminación. Si bien a primera vista no lo parece, ¿sabían que muchos rascacielos de los que vemos cuando paseamos por Nueva York no han sido terminados definitivamente?

El museo alberga también interesantes muestras dedicadas al tema. Hasta septiembre 2016 la exposición WOHA rethink cities for the age of global city, muestra proyectos de los arquitectos Wong Mun Summ y Richard Hassell que tienen relación con rascacielos pensados para enfrentar el cambio climático y la densidad demográfica: torres altísimas entre la naturaleza y “sky garden” con parques elevados.

Sitio Web: http://www.mmuseumm.com/contact/

The City Reliquary

Dónde: 370 Metropolitan Avenue, Brooklyn

Es un verdadero y auténtico museo cívico, non profit, que en sus orígenes era simplemente la ventana de un apartamento de un señor, un cierto Dave Herman. Dave había transformado su ventana en una vitrina donde exponía objetos que los paseantes podían ver. Revistas old fashion y postales de Nueva York, estatuas de la libertad, modelos de rascacielos, artesanías de diversos tipos, estatuillas de jugadores de los Giants, muñecas afroamericanas… todos son objetos que cuentan la historia de Nueva York.  De la ventana del apartamento del Señor Dave Herman, en el 2006 la vitrina se transformó en un verdadero y auténtico museo cívico, volviéndose más grande y llenándose de una miríada de objetos. El presente y el pasado de Nueva York se mezclan en The City Reliquary… un lugar rico en historias auténticas de neoyorquinos.

El Museo del Sexo

Dónde: 233 5th Avenue

Daniel Gluck, el fundador de lo que nace como un museo dedicado a la historia, evolución y significado cultural de la sexualidad humana, inicialmente tuvo algunas dificultades por parte del gobierno para llevar adelante su proyecto. En la idea original de Gluck, el museo debía ser una institución non-profit, pero se lo impidieron. Le respondieron: el museo es una parodia de la pornografía, ¡no puede ser considerado un museo non-profit!

La colección permanente del museo consiste en más de 15,000 objetos, entre fotografías, vestidos, trajes, objetos artísticos, revistas pornográficas vintage, etc. Las exposiciones que el museo alberga son siempre originales y abren la mente a maneras interesantes de ver la sexualidad humana y no sólo ésta. The sex lives of Animals, se caracteriza por esculturas de animales en relaciones amorosas, todas del artista Rune Olsen. Parece que la reproducción no es el único fin del sexo entre los animales, igual que a nosotros los humanos, a los animales les encanta intercambiar besos y caricias. También es muy interesante la exposición Hardcore, a century and a half of obsene imagery. Algunas fotografías expuestas son muy antiguas, provienen de colecciones privadas que estuvieron escondidas por más de un siglo… observándolas se puede afirmar con certeza que nuestros antepasados no eran en realidad santos. Simplemente, la sexualidad en el pasado era un tabú y sobre todo no se podía acceder a ella tan fácilmente como sucede hoy en internet, con un solo clic. Entre los objetos expuestos, está la guía de burdeles de Nueva York, the New York City Brothel Guide, de 1885.

Museo del ascensor

Dónde: 43-39 21st street, Long Island City

Fundado por “The Elevator Historical society”, el museo del ascensor es uno de los más originales del mundo, seguramente es único en su género. Justo ahora que estoy escribiendo este artículo, supe que el museo cerró hace pocas semanas (pero esperamos que vuelva a abrir pronto). De hecho, es difícil para un pequeño museo como este del ascensor encontrar financiamiento que le permita sobrevivir, y el fundador, un hombre apasionado por cualquier cosa que tenga que ver con ascensores, ni siquiera hacía pagar la entrada.

Botones vintage de ascensores, publicidad de época, VHS con películas con el título “the elevator” o en la versión británica “the lift”, trozos de un ascensor de Macy’s, uniformes de trabajadores de reparación de ascensores… todo esto se podía encontrar en el museo. El ascensor es un objeto que no es tan obvio, si se piensa, en todos los rascacielos de Manhattan es un elemento indispensable. ¿Cómo podríamos subir hasta el piso 86 del Empire sin elevator?

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario