Carrito 0

Cómo ha cambiado Nueva York desde el 2001

1) One World Trade Center (2014)

Es la novedad más grande, nacida sobre los escombros de la gran tragedia del 11 de septiembre. Con 1776 pies de alto, con un total de 541 metros con su antena, es el rascacielos más alto de Estados Unidos (y del hemisferio occidental). Además tiene uno de los observatorios más bellos del mundo. Fueron necesarios 10 años para completar este rascacielos majestuoso y tener los fondos suficientes. Inicialmente fue llamado Freedom Tower, pero más adelante se optó por un nombre más sencillo y auténtico. Hay muchas oficinas y los primeros veinte pisos están destinados a la seguridad.

2) Memorial 11 de Septiembre (2011)

Bellísimas fuentes conmemorativas. Imposible no conmoverse frente al agua que fluye hacia el vacío aparente. Los nombres grabados en los bordes hacen derramar lágrimas. Se trata de una obra arquitectónica que hace reflexionar y que sirve para recordar.

3) High Line (2009)

Fue una apuesta segura. Cuando se abre un nuevo parque en una ciudad como Nueva York, existe el riesgo de que pase inadvertido. Pero en cambio, este fue un éxito, tanto que movió el centro de gravedad de la ciudad hacia el río Hudson. Fue una novedad absoluta. Un parque sobre una vieja línea ferroviaria abandonada, que pasa entre los edificios y llega desde Chelsea hasta Midtown. Pero no sólo es un parque, es también un museo a cielo abierto, con la exposición de muchos jóvenes artistas. ¡Verdaderamente un golpe maestro, un toque de glamour!

4) Estación de Calatrava (2016)

Como siempre, cuando se trata de Calatrava, los ánimos se encienden. La estación costó un despropósito, 5 mil millones de dólares (si consideran que el 1WTC costó apenas 3 mil millones, comprenderán la diferencia). Pero tiene su efecto bien sea desde el exterior, con sus espinas, o del interior con su ligereza y brillo.

 

5) Whitney Museum (2015)

Obra maestra de Renzo Piano, un museo al inicio del High Line, compuesto de ocho pisos y con las terrazas intercomunicadas y utilizadas para exhibir esculturas. Un golpe de genio que ha multiplicado las visitas de este museo de arte estadounidense único.

6) Museo del 11 de Septiembre (2014)

Espacio de exposición muy emotivo. Es el último gran museo nacido en Nueva York, asediado por los turistas sobre todo por la cantidad de objetos que se refieren a esta tragedia. Una visita es obligatoria si no lo han hecho aún, porque mantiene vivo el recuerdo de aquél día trágico.

 7) Time Warner Center (2003)

Centro comercial de gran lujo, la historia de estas “dos torres” es particular. Empezaron a construirlas antes del 11 de septiembre de 2001 y fueron concluidas en el 2003. Para todos los efectos, se trata de la primera gran construcción después de esa tragedia. Y se trata, vean cómo es el destino, de dos torres simétricas. Es fantástico visitarlas también en Navidad. El Time Warner Center tiene una luz mágica que enciende el corazón de los neoyorquinos.

8) Tribeca Film Festival (2003)

En este caso, no hablamos de un edificio, sino del Festival fundado en 2003 por Robert De Niro, como respuesta a los atentados. Y que desde ese momento se convirtió en una cita neoyorquina por excelencia. Uno de los teatros que alberga el festival es el 54 Varick Street, fue comprado por De Niro con este objetivo. Un evento en parte mundano y en parte underground, que ha servido para reactivar esta parte del Lower Manhattan. Tribeca ahora es la zona más bella para vivir.

 

9) New York By Gehry o Beekman Tower (2011)

En este caso hablamos del rascacielos residencial más bello de Nueva York, firmado por el arquitecto estrella Frank Gehry. Una construcción elegantísima, ondulada, que secuestra los ojos y se proyecta hacia el cielo. 76 pisos de elegancia absoluta.

10) 432 Park Avenue (2015)

No es la construcción más bella. De hecho, por su forma y su excesiva geometría, no gusta. Pero también hay que destacar dos hechos fundamentales. Se ve desde todas partes, salta al ojo con una facilidad tremenda. Es el tercer edificio más alto después del One World Trade Center y el Empire State Building, pero sólo porque estos dos últimos tienen antenas. Si consideramos la parte construida, entonces es el edificio más alto de Nueva York. Está habitado. Y el último piso fue vendido por casi 100 millones de dólares. Hablamos de pura locura y un gran reto hacia lo alto.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario