Carrito 0

¿Qué hacer en Nueva York cuando se viene con niños?

Por Mariagrazia De Luca 

deluca.marymary@gmail.com

La Gran Manzana es una ciudad “family-friendly”, con muchas actividades pensadas para los niños. Aquí les presentamos una guía para familias que piensan visitar Nueva York. Mantengan todo esto en mente.

El desfile de globos de Macy’s

 

En este 2016 se cumplirán 90 años de que las grandes tiendas Macy’s organizan lo que es el desfile más esperado del año aquí en Nueva York, y que se lleva a cabo el día de Acción de Gracias, el Thanksgiving. Es decir, el cuarto jueves de noviembre. Si en 1924 al levantar los ojos al cielo los espectadores podían ver globos gigantes de Popeye o Mickey Mouse, ahora se destacan Hello Kitty, Wimpy Kid, Ronald McDonald, el Power Ranger rojo, Bob Esponja, Snoopy y muchos otros. Más de tres millones y medio de personas presencian el desfile de globos de Macy’s que pasa por las calles de Manhattan, y más de 50 millones lo ven en línea y por televisión en el resto del mundo. En el desfile sólo pueden participar los empleados de Macy’s y sus familiares y amigos, pero ustedes pueden quitarles un lugar con una buena vista preparándose con tiempo y sabiendo dónde es más conveniente colocarse.

El desfile empieza en la 77th Street y Central Park West, baja hasta Columbus Circle y luego sigue sobre la 6th Avenue. El mejor lugar: sobre Central Park West desde la 59th hasta la 38th Street. Como el desfile pasa por allí entre las 9 y las 10:30 a.m. traten de llegar temprano para que se aseguren de encontrar un lugar con buena visibilidad. En el segundo y tercer piso del edificio de Time Warner Cable en Columbus Circle (que abre a las 9:00), pueden disfrutar de una vista perfecta.

Zonas que hay que evitar: entre la 34th y la 38th Street o frente a Macy’s Herald Square: los lugares son limitados puesto que desde ahí transmiten las compañías de televisión oficiales.

El desfile de Macy’s es definitivamente una gran fiesta en las calles de Manhattan, con bandas musicales, conciertos y celebridades que participan en él.

Las luces de Navidad de Dyker Heights

En el barrio Dyker Heights en Brooklyn, todos los años en la época de navidad se lleva a cabo la antigua tradición de decorar las casas y las calles con millones de luces de navidad. Todo es un destello: los techos de las casas, los árboles, las calles… en los jardines hay pesebres hechos de luces, ángeles, Papa Noel con sus renos. Un mundo mágico para los niños, y no solo para ellos. Después de visitar Dyker Heights pueden hacer una parada también en el Rockefeller Center para admirar el árbol con luces de Navidad más famoso de los Estados Unidos, y también pueden observar el esplendor de las luces de las vitrinas de la 5th Avenue. No olviden que todos los años Mi Viaje a Nueva York organiza el tour exclusivo de Dyker Heigths en español.

 Carruseles (carrusel de caballos)

Más allá de ser un carrusel donde los niños (y sus padres) pueden experimentar la fantasía de cabalgar caballos blancos como en un cuento, Jane’s Carousel, muy cerca del puente de Brookly, es una verdadera obra de arte. De hecho, el carrusel es antiguo, fue creado en 1922 y fue instalado inicialmente en el Idora Park en Ohio, donde permaneció por muchos años antes de ser transferido a Nueva York. Gracias a los trabajos de restauración que fueron terminados hace poco, los colores del carrusel han adquirido nuevamente su antiguo brillo. Jane’s Carousel fue objeto de una gran restauración dada la magnitud del carrusel: 48 caballos de madera y dos carrozas. El boleto cuesta 2 dólares y hay precios especiales para escuelas y grupos. Se encuentra abierto todos los días excepto los lunes. Así lo establece un anuncio en el sitio oficial: ¡al menos un día a la semana los caballos “need a rest”, tienen que descansar!

Otro carrusel, más pequeño y reciente, es el de Bryant Park: 14 caballos. En una plaza icónica como Bryant Park, el carrusel se inserta de manera armoniosa entre los rascacielos que se reflejan entre sí, y los niños pueden soñar cabalgando al sonido de la música de cabaret francés.

El carrusel de Central Park, situado sobre la 64th Street en la parte central del parque es seguramente el más antiguo de Nueva York. Fue construido en 1871 (aunque han cambiado varios modelos con el paso de los años), la entrada cuesta 3 dólares, y siempre hay mucha gente (cierra en los días más fríos de invierno).

 Central Park entre el zoológico y las marionetas

¿Cuántas cosas pueden hacer los niños en Central Park? ¡Muchísimas! De los simples paseos para disfrutar el verdor del lugar y ver ardillas, a los paseos en bicicleta, patinar sobre el hielo en Wollman Rink con vista hacia los rascacielos, hasta ir a pescar en el Harlem Meer. En los días de sol, pueden ir a hacer picnic en los amplios espacios verdes como Sheep Meadow o cerca del Belvedere Castle, ir al teatro de las marionetas en el Swedish Cottage, donde se presentan clásicos como la Cenicienta o la Bella Durmiente. Pueden dar un paseo en barco o alquilar un velero en miniatura con control remoto en el Conservatory Water. Entre todas estas actividades, no puede faltar una visita al Tisch Children’s Zoo. Los niños pueden ver un oso grizzli, el leopardo de las nieves, o también el panda rojo; visitar la “Tropic Zone”, que alberga animales tropicales o también la zona dedicada a los pingüinos y las aves marinas; en determinados horarios también hay actividades que incluyen alimentar a los pingüinos y a los leones de mar y un teatro 4-D.

Otros zoológicos en diversos lugares de la ciudad

El zoológico de Central Park ciertamente no es el único de Nueva York. De hecho, el zoológico del Bronx es uno de los más grandes de los Estados Unidos con cerca de 4,000 animales y 650 especies diferentes. En Brooklyn, Prospect Park Zoo, en Queens, Queens zoo y en Coney Island vale la pena visitar el acuario de Nueva York, que alberga más de 250 especies de animales.

 Los juegos mecánicos de Coney Island

El Luna Park de Coney Island es un verdadero icono en Nueva York. Localizado a media hora en metro desde Manhattan (puede llegarse por las líneas F, Q, D, N) abre normalmente desde fines de marzo hasta los primeros días de noviembre. En el sitio web oficial encuentran las descripciones de todos los juegos mecánicos presentes en Luna Park, adaptados para niños y adultos, y se encuentran clasificados por el “grado adrenalínico”. Para los niños pequeños y los padres que quieren relajarse, la sección de “mild thrill” es sin duda la más indicada: ¿qué opinan de subirse al Tea Party, donde pueden sentarse cómodamente dentro de una tacita que da vueltas? Para los niños un poco más aventurares, pueden buscar en “moderate thrill”, como Watermania: tomen en cuenta que se volverán una sopa de la cabeza a los pies una vez se suban a estos carritos acuáticos. Para los niños un poco más adultos y temerarios, lo más apropiado es “high thrill” y “extreme thrill”: ¿están listos para subirse en el famoso Cyclone, la montaña rusa de madera más antigua de los Estados Unidos (que se encuentra en óptimas condiciones y es súper segura… al menos eso esperamos!)?

No sólo hay adrenalina en Coney Island…

Coney Island no es sólo el Luna Park, además, vale la pena quedarse un día entero y disfrutar al máximo con la familia de este lugar neoyorquino único (y rico en historia). Caminar por el Coney Island Boardwalk, el paseo de Coney Island, les tomará bastante tiempo: es muy largo y se encuentra lleno de comida callejera, donde deben parar para probar pizza en porciones, perros calientes y tantas otras delicias locales. En lo que tiene que ver con pizza, la mejor de Brooklyn podría ser la que venden en Totonno Pizzeria Napoletana o Grimaldi’s Pizzeria. Los perros calientes “históricos” los de Nathan’s, que abrió en 1916 y donde también parece que Al Capone fue un cliente habitual. La comida característica de Coney Island son los populares “knishes” (hechos con puré de papas, carne picada, repollo, cebollas, Kasha, que es una mezcla de trigo sarraceno y queso), que se volvieron populares en Coney Island por tantos inmigrantes del Este de Europa que llegaron a este lugar a principios del siglo XX. En lo que tiene que ver con los dulces, consideren hacer una visita a Williams Candy, que tiene 75 años de producir los “candies” más famosos del mundo: Red Candy Apple, manzanas recubiertas de fino caramelo, Marshmallow Treats (¿cómo se puede describir un dulce de caramelo con maní relleno de marsmallow? ¡Sólo probándolo!), helados, lollipops, etc.

Dense también una vuelta por el Coney Island Museum, que cuenta con un modelo 3D de lo que era originalmente el parque de diversiones, obra del artista Fred Kahl, y también muestra viejísimas (y que ya no se encuentran) tarjetas postales de Coney Island y muchas otras cosas. Hay espectáculos tradicionales, como circo, magia, teatro, etc., que son organizados por “Coney Island USA”, que tienen “programs for everybody” y quieren valorar y preservar Coney Island y la cultura americana local. Finalmente, para relajarse y digerir todo lo que han comido en Coney Island, hay que dar una vuelta en la Wonder Weel (7 dólares), rueda panorámica que tiene más de 45 metros de altura, para observar desde lo alto el lugar mágico que es Coney Island. Está aquí desde los años 20: una institución. Cerca de la rueda panorámica está también el “kiddie park”, un pequeño parque sólo para niños con 16 juegos diferentes como: carrusel, pequeña montaña rusa Sea Serpet, Rio Grande Train. 

Museos: aprender… divirtiéndose!

 

American Museum of Natural History

Dónde: 79th street e Central Park West

Visitar el museo de historia natural de Nueva York es un modo divertido para acercar a los niños a la ciencia. Y también, admitámoslo, es uno de los museos más emocionantes de Nueva York. El planetario, con la representación del universo a diferentes escalas, con los planetas y astros es algo que deja con la boca abierta tanto a niños como a adultos. En la sección prehistórica, todos se sienten “pequeños” bajo los esqueletos gigantescos de los dinosaurios, así como debajo la icónica Giant Blue Whale: un modelo suspendido en el aire de una ballena azul de casi 30 metros de largo. Acostarse debajo de su vientre es un “must” para todos los visitantes: significa rendirle homenaje a esta especie en extinción recordando que es responsabilidad de todos cuidar el medio ambiente, para que animales así de extraordinarios puedan continuar existiendo en nuestro planeta.

Sony Wonder Technology lab

Dónde: 550 Madison Avenue

Es el museo de Sony, todo es Sci-Tech. Cuatro pisos con un recorrido interactivo para todos los visitantes (con actividades adaptadas a niños de diferentes edades). Se inicia la visita creando el propio perfil digital: foto, grabación de la voz e indicación de los gustos musicales, colores, etc. Instalaciones “tecnológicas” que muestran la evolución de los dispositivos en las últimas décadas (de grandes y voluminosos, hasta la “nanotecnología”). La zona Robot, donde los niños pueden interactuar con los robots y el Interactive Floor, donde deben perseguirse las manchas de colores que aparecen en el piso y que se mueven junto a los otros visitantes y Dance Motion Capture, donde mientras se baila uno se refleja en un video al frente a través de un personaje animado de Sony, haciendo la experiencia sobre cómo se construyen los personajes de los videojuegos.

 Megastore di Time Square

 

Las megastore de Times Square, como Disney Store, M&M’s o Toys R Us organizan a menudo eventos dedicados a los niños. Toys R Us no es sólo una tienda de juguetes, sino se encuentra llena de cosas atractivas para los niños como la rueda panorámica Ferris de 18 metros de alto, o el modelo de tamaño real del Tiranosaurio Rex, o la casa de Barbie (400 metros cuadrados). Por desgracia ahora se encuentra cerrado, pero volverá a abrir pronto. La Disney Store es una especie de Disneylandia en miniatura, con castillos de hadas, marionetas gigantes de personajes clásicos famosos, y también un Theater donde se proyectan (en una pantalla al estilo jukebox) escenas de dibujos animados clásicos de Disney.

En la tienda de M&M’s existe el riesgo de conseguirse una buena dotación de estos dulces de chocolate (a expensas de la billetera de los padres), pero a los niños les gusta también simplemente pasear en la gran tienda y tomarse fotos con las famosas mascotas de M&M’s: “Red”, el sarcástico de la pandilla, “Yellow”, el más ingenuo, y los más recientes Green, Blue y Orange.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario