Carrito 0

10 Consejos para mudarse a Nueva York

Por Michele Cea

Abogado en Italia y en el Estado de Nueva York

1 - Visa  - Dado que hay diversos tipos de visas y cada caso tiene sus peculiaridades, no cometan el error de inscribirse a un curso de inglés y pedir una visa de estudiante, cuando lo que en realidad quieren es venir a buscar  trabajo. A menos que tengan una cantidad importante en el banco (y en tal caso podrían más bien considerar una inversión), la visa probablemente les será denegada por la posibilidad de que se queden en los Estados Unidos. Es mejor que vengan con la ESTA, se estén los tres meses y sondeen el terreno. En 90 días puede suceder de todo en Nueva York.

2 – Alojamiento Encontrar casa en Nueva York es estresante y duro. Precios exorbitantes por espacios pequeños. Un Studio (estudio) en Manhattan empieza desde los $1,500 al mes. Y a menudo son unos huecos. A menos que tengan un Real Estate Broker (agente inmobiliario) que trabaje para ustedes, busquen un alojamiento de largo período en internet antes de mudarse. El sitio más famoso es Craigslist: hay buenas oportunidades pero también varios engaños. Deben visitar el lugar, ver el apartamento, hablar con los roommates, respirar el vecindario. Los primeros 10 días consigan que alguien los hospede o tomen un alojamiento en Airbnb, que es muy confiable, pero muy costoso para más de una o dos semanas.

3 – Alimentación – Sean flexibles y curiosos. En Nueva York encuentran las mejores cocinas del mundo. Tal vez se pregunten: “¿Pero cómo le hago sin la comida a la que estoy acostumbrado?” Sí, se puede vivir sin la comida propia. Rompan el esquema. Cenen a las 6 de la tarde si se les ocurre. Prueben comer en cualquier restaurante.

4 – Trabajo – Ritmos elevadísimos, seguramente medianamente mayores que los de su lugar de origen. De manera paralela son también más elevados los salarios en comparación a los que pagan en su país. Y la diferencia no es poca. Cuando tengan una entrevista, no tengan miedo de pedir una retribución medio-alta. Pedir un número bajo es considerado como una falta de confianza en los propios medios más que una apreciación de humildad.

Para obtener una entrevista, no se alarguen en un CV de 4-5 páginas con hobbies y descripciones de su carácter. Aquí, esto se llama Resume y no tiene más de una página: pocos datos personales (no deben incluir la fecha de nacimiento), estudios, experiencias profesionales y alguna otra información como licencias profesionales y los idiomas que hablan.

Las relaciones entre colegas y los jefes son menos formales de lo que normalmente estamos acostumbrados, así que no se alarguen en discursos inútiles: hablen de negocios y de trabajo, dejen aparte las cuestiones personales, las cuales podrían resultar muy desagradables y afectar las relaciones.

5 – Mentalidad – Sumérjanse en el mindset del neoyorquino. ¿Tienen algún conocido que vive en Nueva York desde hace tiempo y podría darles algunas “direcciones” apropiadas y presentarlos en algún círculo interesante? No lo agobien con mensajes pidiéndole que se encuentre con ustedes en un café en una hora pico. Propicien la manera en que sea él quien los invite para encontrarse. No tengan miedo de encontrarse solos y no finjan amistad con las pocas personas que conocen al inicio. El verdadero neoyorquino, que conoce a muchos pero es amigo de pocos, se sentirá molesto y creerá que son muy débiles y los evitará. En cambio, si le dan a entender que le agradecerán algún consejo pero sin estresarlo, les presentará a muchas personas y los pondrá en situaciones interesantes.

6 - Networking – Sin importar en qué sector se han especializado o qué proyecto quieren realizar, sólo hay un trabajo que hay que hacer siempre y de todas las maneras posibles: networking. Junten muchas tarjetas de presentación y conozcan la mayor cantidad de gente posible. La gente es abierta y se interesa en sus ideas, no tengan miedo de arriesgarse. Conocerán personas de diferentes medios, harán nuevas amistades mientras buscan trabajo. Es la ciudad de todos y la ciudad de ninguno. Hay necesidad de arriesgarse. Mordisco tras mordisco: it’s the big apple…

7 – En todo campo – Trabajo, diversiones, deportes, eventos culturales, restaurantes: no se pierdan nada. Se necesita tener gran intensidad en todos los momentos de la jornada. Hay muchas oportunidades para empezar nuevas relaciones profesionales, románticas y de amistad. Es necesario estar dispuesto a aprovecharlas y no contentarse jamás con lo que ya se tiene. Una vez se ha alcanzado una meta, al siguiente día nos encontramos con otra. Una cosa es verdad: no es una ciudad para personas a quienes les gusten los ritmos suaves. En un día en Nueva York puede suceder de todo: carpe diem!

8 – Actitud (Arrogancia) – Cámbienla. El guapo, el rico, el culto, el alternativo… a veces en nuestros países la gente es arrogante por cualquier cosa. En los Estados Unidos esto no funciona así: una vez intenten estar en Nueva York, se golpearán varias veces porque siempre encontrarán a alguien mejor que ustedes. La mayor parte de los americanos son decididamente easy going and laid back (sencillos y accesibles). Aún las personalidades importantes, es decir los llamados big deal guys, tratan a todos al mismo nivel, sin hacer sentir su importancia. No entiendo por qué personas de otras nacionalidades deban actuar de manera distinta. Es importante adaptarse y cambiar de mentalidad: mientras más pronto lo comprendan, mejor.

9 – Memento Audere – Ha llegado el momento de abrir el cajón que contiene ese proyecto empresarial. El ambiente es apropiado para darse la oportunidad. Eso no significa que sea fácil alcanzar el éxito, pero sentirán la confianza que les dará su sueño para superar los obstáculos. Cada proyecto tiene sus fortalezas y sus debilidades. Mientras en otros lugares, se resaltan las últimas, en los Estados Unidos y en Nueva York se presta mayor atención a las potencialidades. Esto no quiere decir que aquí se tomarán sus proyectos sin revisarlos cuidadosamente. Por ejemplo, no esperen encontrar financiamiento sobre la pura base de la confianza. Preparen un proyecto meticuloso: las potencialidades deben ser corroboradas con datos tangibles.

El consejo es probar con un proyecto empresarial de manera paralela a un trabajo remunerado y esperar y verificar que el negocio despegue. No es fácil organizar todo, los problemas están a la vuelta de la esquina, pero al final… Yes, you can make it!

10 – Last but not least… Sean neoyorquinos, pidan lo imposible.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario