Carrito 0

Central Park en bicicleta, pero no sólo eso. Todos los recorridos que pueden hacerse.

¡Descubriendo la Gran Manzana en dos ruedas!

Por Mariagrazia De Luca 

deluca.marymary@gmail.com

Pocos se imaginan que en Nueva York, metrópoli llena de tráfico, de atascos, de smog, etc., hay una densa red de carriles para bici muy bien cuidados y muy prácticos. Los ciclistas en Nueva York los utilizan todo el año, aun cuando hay nieve en los fríos días invernales. Si ordenan comida a domicilio, después de una media hora aparecerá frente a usted un Delivery Guy, que por lo general es un joven de unos veinte años con una chaqueta reflectante y un casco con luces intermitentes, que para entregar su pizza aún caliente, ha desafiado la tormenta de nieve.

La bicicleta es el medio de transporte más rápido, menos caro (en vista en cómo ha subido el precio de los pasajes del metro neoyorquino a $2.75) y… más fácil de parquear: encontrar un lugar para su carro en Manhattan puede resultar una de las experiencias más tensas de su vida. En realidad es más difícil que buscar una aguja en un pajar! Es muy importante tener la precaución de llevar un candado a prueba de tantos “ladrones de bicicletas”.

 

Los parques

Con toda seguridad, los medios de transporte más apropiados para disfrutar de la Gran Manzana en primavera y verano son los de dos ruedas. Aún este atípico invierno 2015-2016 está brindando a los residentes y visitantes de Nueva York unos días cálidos y soleados, perfectos para coger la bici y lanzarse a descubrir la ciudad.

Los parques se disfrutan muy bien en bicicleta. El Central Park, muy bello durante el día, es muy atractivo después de las 7 p.m. cuando se convierte en “car free”. Los semáforos se encuentran en amarillo, no hay carros y no es frecuentado más que por algún otro ciclista, caminante o personas en patineta. Alrededor, los rascacielos se encuentran todos iluminados, y se puede respirar el perfume de la libertad (y la velocidad!). Pueden reservar su bicicleta aquí.

También el Prospect Park tiene una larga pista para bicicletas que recorre todo el parque con subidas y bajadas que fortalecerán los músculos de sus piernas. Durante el fin de semana no transitan automóviles, y es el mejor momento para refugiarse en este oasis verde. Y si se sienten fatigados, siempre pueden relajarse sobre el prado y regalarse una buena siesta bajo el sol.

Waterfront Greenway

Para recorrer Manhattan a lo largo y ancho, la mejor ciclo ruta es la de Waterfront Greenway: 51, son 4 kilómetros totalmente para ustedes amantes de las dos ruedas!

Waterfront Greenway está compuesto de tres secciones:

Hudson River Greenway: va de uptown Dyckman Street, hasta downtown, Battery Park, prácticamente sin interrupción. Bordea el río y atraviesa los parques de Hudson River y Riverside Park. Casi toda se encuentra al nivel del río, con la excepción de una subida fuerte (cerca de 50 metros sobre el nivel del mar), cerca del George Washington Bridge, el puente que une Manhattan con el estado de Nueva Jersey. También se puede usar la bicicleta sobre el puente y recorrerlo es una experiencia fantástica: su grandeza hará que sientan vértigo, pero la vista es impresionante: podrán ver toda Manhattan desde una perspectiva insólita, con sus altísimos rascacielos envueltos en la niebla. Una vez en Nueva Jersey, al otro lado del puente, llegarán a Fort Lee, un fuerte muy importante durante la American Revolutionary War (1776), donde los americanos combatieron contra los ingleses que querían controlar Nueva York y el valle del Hudson. Fort Lee es un Parque Histórico Nacional, donde además de ver ciervos y otros animales silvestres, pueden tener la experiencia directa con aquello que era la fortaleza en los tiempos de la revolución, con cañones y campamentos para los militares presentes en el sitio.

Bajo el puente de George Washington, avistarán el último faro de Manhattan: the Little Red Lighthouse.

East River Greenway: Desde Battery Park, pasando por South Street Seaport, hasta East Harlem va la East River Greenway. En la zona de las Naciones Unidas (entre 34th hasta 60th Street) la pista para bicicletas se interrumpe, y por lo tanto es necesario meterse en la calle. Hay “bike lines”, pero las calles son muy llenas de tráfico.

Harlem River Greenway: Se extiende desde la 155th Street hasta Dyckman. Es la más corta de las tres, y también es una ruta con interrupciones. Va hacia el norte sobre la calle ordinaria.

Citibike

 Finalmente, si no tienen bicicleta propia y tampoco tienen ganas de alquilarla por un día solamente, pueden entonces escoger inscribirse al servicio de Citibike: las bicicletas públicas de Nueva York. Pueden usar la Citibike como simple medio de transporte alternativo al metro o al autobús, sacándola de una “station” y devolviéndola en otra, sin la preocupación de estar atado a volver a casa en bicicleta o con el miedo de que se la puedan robar. El servicio anual por la Citibike cuesta $149 e incluye la renta por 45 minutos por viaje (los minutos excedentes se pagan aparte). Otras opciones: “24 hour of rides” por $9.95 al día, o $25 dólares por “7 days of rides”, es decir, por la semana.

La única limitación de la Citibike es que no hay estaciones más allá de la 86th Street, y que deben dejarla libre cada 45 minutos. Al menos por ahora.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario