Carrito 0

Sonya Sklaroff y cómo capturó las luces de Nueva York

Por Mariagrazia De Luca

deluca.marymary@gmail.com

Camino en el hall del lujoso hotel francés Sofitel, situado en mitad de la cuadra entre Times Square y la estación de Grand Central. Tengo una cita con la pintora Sonya Sklaroff, que tendré el honor de entrevistar para ustedes, lectores de Mi viaje a Nueva York.

Las paredes del hall de Sofitel están todas tapizadas por sus grandes cuadros. Su tema por excelencia es New York City.

En los cuadros de Sonya está Nueva York, pero no la que encontramos representada en las postales o en las fotos a las que estamos habituados. Sobre todo los momentos fugaces de Nueva York, una ciudad de tal velocidad, en la cual a veces es difícil notar detalles como la luz rosa del atardecer en el fondo de las water towers o el brillo de la nieve en una de las tantas calles de downtown Manhattan. De igual manera, los rostros fugaces de los peatones que atraviesan una Street o Avenue en uno de los tantos días de lluvia. Coney Island, con los juegos de luces de sus juegos mecánicos.

Cuando una joven pequeña, vestida con un traje elegante, se acerca a mí sonriendo y me tiende la mano, comprendo rápidamente que se trata de Sonya Skalaroff, y sin mucho pensarlo, le agradezco: “¡Gracias, tus cuadros me han emocionado!”

Es un poco como ver New York City por primera vez, al pasearse por el hall del Sofitel, rodeada por los paisajes neoyorquinos de Sonya.

“Como puedes ver, yo pinto a Nueva York, pero la Nueva York que amo es aquella más antigua y aquella que la gente tiende a no considerar. Por ejemplo en este cuadro” me muestra uno en el cual el Empire State Building se encuentra en segundo plano, pequeño en el fondo “puedes reconocer un edificio famoso, pero no es el protagonista.”

Los verdaderos protagonistas en los cuadros de Sonya son las luces, los colores y las emociones, los sentimientos. “Puedes ver a una mujer que camina con dirección hacia el oeste sobre Houston Street, con el vestido que se mueve por la brisa.”

Sonya está muy interesada también en el clima. “En mis pinturas hay paraguas en la lluvia. El clima hace cambiar el humor, pero también condiciona los colores según el momento del día. Por ejemplo, en esta pintura hay water towers en silueta sobre un cielo dorado de una tarde.”

Sonya me invita a seguirla en un tour por el hall de Sofitel, en el que ella misma (¡qué honor!) será mi guía. Nos paramos frente a un cuadro que representa la fiesta de San Gennaro celebrada todos los septiembres en Little Italy.

“¿Alguna vez has estado en la fiesta de San Gennaro?” me pregunta Sonya, “¡es muy divertida! Juegos, comida deliciosa y adornos maravillosos.” Cuando le pregunto cómo escoge los temas de sus cuadros, Sonya me confiesa que reconoce un tema de manera instantánea al caminar por las calles de Nueva York. “Por ejemplo, decidí capturar este instante de la fiesta de San Gennaro, en una tarde de otoño por las luces: el momento en el que las luces rojas de los adornos empiezan a emerger en la luz dorada del cielo.”

Luego Sonya me confiesa su amor por Italia. “Estudié en Roma por un año y ese período fue crucial en mi formación artística.” Durante su estadía en Roma, Sonya siempre llevaba consigo un cuaderno de bocetos y así capturaba e inmortalizaba la arquitectura, el cielo, las personas en los cafés y los grupos en las plazas. “En Italia he descubierto esa luz dorada de la parte final de la tarde que aún todos los días está conmigo. Está conmigo desde hace 25 años, desde esa estadía de un año en Roma.”

Al pasar de cuadro en cuadro, me doy cuenta de cómo el cielo, que es tan difícil de ver entre los rascacielos de Nueva York, es el protagonista en los cuadros de Sonya.

“Me encantan los paisajes, pero también los momentos íntimos” nos acercamos a una pintura que presenta a un zapatero en su tienda de shoes repair. “Éste es el único cuadro de un interior que he expuesto en el hall de Sofitel. Es el retrato de un zapatero que tiene su tienda cerca de mi casa.” Dentro de mi pienso, It’s so New York! La tienda del zapatero representado en la pintura de Sonya se encuentra en Soho, pero podría estar en cualquier otro barrio de Nueva York, especialmente en downtown.

Luego me llamó la atención un cuadro que presenta a Coney Island. “I love Coney Island”, afirma Sonya con énfasis. “It’s so much fun!” Y sobre todo, “Coney Island es la quintaescencia de Nueva York.”

Si tuviera que definir el estilo de Sonya con una palabra, ciertamente tomando el riesgo de simplificar, usaría la palabra “poético”. “Me gusta jugar con los colores y ser atrevida. El cielo no es únicamente azul, es también rojo o naranja. Según el color del cielo, todo cambia, también el color de los edificios.”

“Este cuadro” me dice indicando una pintura que muestra un día con nieve en cualquier calle de New York City, “tiene como tema una esquina cualquiera de la ciudad, nada de extraordinario a primera vista. Pero al mismo tiempo lo es. ¡Es espectacular, mira! Mira los detalles de la nieve, las huellas de los transeúntes, las formas de las ventanas… ¿No es todo tan emocionante? Para mí lo es, y esto es lo que quiero comunicar a través de mis pinturas.”

Sonya define su relación entre ella y Nueva York como una relación amorosa que inició hace 25 años. Sonya nació y creció en Philadelphia, pero estaba acostumbrada a venir todos los fines de semana a Nueva York para visitar a su abuela. Apenas terminó los estudios en la School of Design de Rhode Island, “inevitablemente” se mudó a Nueva York. “Tenía 21 años…”

A la pregunta, “¿Cuál es la Nueva York que más amas y sientes como más tuya?”, Sonya me responde sin vacilar. “Entre 14th Street y Canal Street. Desde hace 15 años tengo mi estudio en Soho, y cuando tengo necesidad de inspiración… salgo de casa y doy un paseo por el vecindario. Soho tiene aún una fuerte identidad, no es como Midtown y downtown con todos esos rascacielos. A mí me gusta una Nueva York nostálgica.”

La nostalgia, me confiesa Sonya, es para ella la de los pequeños detalles. “En los últimos 25 años ha habido muchos cambios y a la vista de todos. Pero los pequeños detalles que desaparecieron son los que más me hacen falta. Por ejemplo, ¿recuerdas el antiguo semáforo “DON’T WALK”? Éste es un detalle que me hace muchísima falta. Desde hace muchos años fue sustituido por el hombrecito con luz.”

“¿Qué les aconsejarías a nuestros lectores de Mi viaje a Nueva York, que están haciendo planes para visitar la ciudad? ¿A dónde ir?” le pregunto a Sonya.

“Ante todo, desechen las guías turísticas. Vayan a las barber shops, shoes repair, a los pequeños restaurantes más que a los grandes night club. Compartan con las personas del lugar, hablen con ellas. Es la mejor manera de conocer la verdadera Nueva York. Miren a su alrededor y vean hacia lo alto, vean la arquitectura y visiten museos. ¡Algunos son fabulosos! Fuera de Nueva York hay también paisajes estupendos. Mi favorito es el estado de Maine, a donde trato de ir cada verano para pintar. El paisaje salvaje de rocas y de casas antiguas lo deja a uno sin aliento.”

Además de pintar, Sonya da algunos cursos en la New School University. “Siempre les digo a mis estudiantes de no decirle no a las experiencias, que se lancen a la vida, ciertamente sin exagerar. Nueva York es el lugar ideal para convertirse en un artista “well rounded”, un artista, pero también una persona en su totalidad. Yo, por mi parte, me siento muy afortunada de poder hacer en la vida lo que amo, y saber que mis pinturas pueden emocionar a las personas que las ven. Y no sólo a quien ama Nueva York…”

Sonya se despide de mí con un abrazo y sale con dirección a Grand Central. Yo, voy para el otro lado y me dirijo hacia el tren 1, que se toma en Times Square. Veo alrededor, me encuentro en la Nueva York que Sonya pinta en sus cuadros, pero que a veces se me olvida por mis muchos compromisos y pensamientos.

“Gracias Sonya, por habernos hecho conocer una Nueva York así de verdadera.”

Las próximas exposiciones de Sonya:

Galerie Next, Toulouse (Francia), Noviembre 2016

Galerie Anagama, Versailles (Francia), Septiembre 2017

Air France First Class Lounge en el aeropuerto JFK (Nueva York), actualmente hasta el otoño 2016.

Página web: http://www.sonyasklaroff.com

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario